Seleccionar página

Ya vamos rumbo a la nueva normalidad tras la crisis del coronavirus y la forma de moverse va a tener un papel muy importante y sufrirá un gran cambio.

 

Según la web de Acierto.com muchos cambiarán el transporte público por uno privado. El vehículo privado es el medio más seguro para evitar contagios. La posibilidad de viajar solo, sin contacto con los demás y en un habitáculo aislado, reconforta mucho a aquellos que todavía tienen miedo a nuevas infecciones.

Ante está nueva realidad el renting podría ser una gran alternativa para aquellos que no quieren o no pueden permitirse comprar un coche. El renting es un alquiler de larga duración, puede ser entre 1 y 10 años, durante el cual puedes disponer de un vehículo nuevo pagando cuotas mensuales. Esto no te hace dueño del vehículo pero tienen otras grandes ventajas.

Hay muchos tipos de contrato de renting, los más habituales son el “todo incluido” que incluye revisiones del vehículo, la cobertura de las averías, el cambio de neumáticos, el seguro a todo riesgo, la tarjeta de carburante para el caso de las flotas y el vehículo de sustitución.

Una de las mayores ventajas de la modalidad renting es la de disponer de un vehículo totalmente nuevo sin la necesidad de desembolsar una gran cantidad de dinero. Además, con el renting te olvidas del mantenimiento y de la pérdida de valor del coche con el paso del tiempo.

Además con el renting puedes cambiar de coche de forma más habitual, adaptándose a tus necesidades, por ejemplo, si la familia crece y necesitas un coche más grande. El alquiler renting cuenta con una amplia flota de vehículos. También es muy útil por el marco legislativo, ahora cambiante debido a las nuevas normas sobre contaminación y que tipo de combustible debería tener nuestro vehículo.

Fuente: ABC