Seleccionar página

Decidir que modalidad para adquirir un vehículo es mejor para ti se basa mucho en las necesidades que tengas, es decir, para qué usarás el vehículo.

Con la nueva normalidad muchas personas se plantean nuevas formas de moverse, muchas de ellas antes usaban el transporte público y ahora quieren pasarse al privado para mayor confort y seguridad.

Las tres modalidades con la que puedes adquirir un vehículo privado que usar dónde y cuándo quieras son: renting, leasing y compra. Te dejamos las ventajas e inconvenientes de cada uno:

 

Renting

El renting es cada vez una opción más elegida para empresas y particulares. Con un contrato de renting puedes disfrutar del vehículo hasta 5 años.

 

Para las empresas es una oportunidad de tener un bien sin un gran desembolso inicial, ya que se paga mensualmente un alquiler. Además existen muchas ventajas para empresas y autónomos.

Los particulares tienen muchos servicios incluidos en el precio como que el seguro, el mantenimiento, la asistencia en carretera o incluso la gestión de multas es facilitada por la empresa de renting. Aunque ellos no pueden beneficiarse de las ventajas fiscales.

 

Leasing

El leasing es un alquiler con derecho a compra. Se cede el vehículo a cambio del pago de una renta. Cuando el plazo establecido acaba el arrendatario tiene la opción de comprar el coche pagando un cierto precio (valor residual) o bien devolverlo.

La gran diferencia con el renting es que el cliente es el encargado de buscar el mantenimiento.

El contrato de leasing dura dos años, luego puedes seguir con el mismo vehículo o cambiarlo por otro. En el caso del leasing se pueden deducir fiscalmente todas las cuotas satisfechas, incluyendo las amortizaciones, intereses pagados, etc.

 

Compra tradicional

La opción de compra es la más elegida por los usuarios que prefieren ser propietarios del vehículo.

 

Para elegir la mejor opción recomendamos tener en cuenta los kilómetros recorridos al año, los costes de mantenimiento del coche y, sobre todo, nuestra capacidad económica y cuánto estamos dispuestos a desembolsar.

 

Fuente: E-Automotive