Seleccionar página

El renting es una atractiva alternativa para empresas y autónomos, ya que proporciona un servicio que se personaliza a las necesidades de cada uno. Antes el alquiler a largo plazo era cosa solo de las grandes empresas, pero ahora gracias al renting flexible se ha abierto la puerta a nuevos usuarios.

Esto es un servicio en el cual las características son definidas por el cliente, es decir, el cliente es el que marca el tiempo del contrato, según lo que necesite. No hay penalización si hubiera que devolver el vehículo antes de tiempo; la flota suele ser actual, suelen estar disponibles los últimos modelos de las marcas; el renting se adapta a la carga de trabajo de las compañías, si hay que ampliar o reducir el número de coches se puede hacer sin problemas; los km a recorrer son definidos entre el cliente y la empresa; todos los meses habrá que  pagar una cuota fija que no cambiará mientras las condiciones no lo hagan; dispone de un seguro a todo riesgo, vehículo de sustitución, etc; y por último, se puede añadir o quitar accesorios con el fin de obtener un coche adaptado a tus medidas.

Existen numerosos vehículos comerciales para renting.

 

 

 

Entre ellos se encuentran:

  • Furgones de diverso tamaño.
  • Furgonetas de carga.
  • Furgonetas de pasajeros para transportar un amplio número de personas.
  • Todoterrenos, largos y cortos.
  • SUV 4×4/4×2 para circular por terrenos con baja tracción y a la vez por vías asfaltadas.
  • Pick up.
  • Vehículos especiales como camiones ligeros de hasta 3.500 kg PMA en caja abierta o cerrada, cuando de lo que se trata es de transportar grandes cargas.